Las redes sociales después de la muerte

El uso de las redes sociales, como Facebook, Instagram, YouTube o Twitter es común hoy en día, debido a que son herramientas que nos permiten interactuar con otros sobre los temas que nos interesan (lo que implica que recolecten una gran cantidad de datos personales). No obstante, casi nadie tiene conocimiento de qué es lo que pasa con los perfiles de las personas si la red social desaparece o, en su defecto, si el usuario mismo deja de existir. ¿A dónde van sus datos? ¿Son eliminados o son guardados?

En el primer caso, es importante conocer cuál es la causa de la desaparición de una red social. Una posible respuesta fue dada por un grupo de investigadores de la Cornell University, ubicada en Ithaca, Nueva York, quienes analizaron la “muerte” de Friendster, la red social antecesora de Facebook.

La importancia de Friendster radicaba en que fue la primera red social en alcanzar el millón de usuarios. En 2003, Google intentó adquirirla, pero sus creadores rechazaron la oferta, y en el año 2006 la red “murió” en Estados Unidos. “Terminó siendo una especie de demolición controlada, con cadenas de amigos débilmente conectadas”, dijo David García, uno de los autores del estudio sobre esta plataforma.

El análisis concluyó que, si bien Friendster contaba con miles de usuarios, los lazos que los unían a la red no eran fuertes, debido a que la gran mayoría no estaban conectados entre sí. Además, la red social contaba con una mala interfaz y varios problemas técnicos.

Así, los investigadores descubrieron que lo que permite que permanezca o muera una red social son los “K-núcleos” o núcleos de la red, los cuales son subconjuntos de usuarios que no solo tienen muchos amigos, sino que cuentan con la “capacidad de adaptarse y con influencia social”, dijo García.

Hay otros casos en los que desaparece el servicio, pero la información simplemente migra de compañía. Ese fue el caso de Windows Live Messenger, plataforma que tuvo su mayor apogeo en 2005 y alcanzó más de 330 millones de usuarios en el mundo. Fue considerada la red social más popular de su época, ya que permitía una comunicación con los contactos de manera inmediata. En 2011, Microsoft compró Skype y, en 2012, fusionó la información de Messenger con la nueva plataforma de comunicación.

Lo mismo sucedió con MySpace, plataforma creada en 2003, que alcanzó más de 200 millones de usuarios y permitía compartir música, subir fotografías y realizar publicaciones tipo blog. Fue la más utilizada en el mundo de 2005 a 2008 y llegó a ser la página más visitada en Estados Unidos.

Después de su declive, la red social fue comprada y vendida varias veces, hasta que en 2011 fue adquirida por Justin Timberlake y la compañía de publicidad digital Specific Media.

Actualmente, MySpace es una plataforma enfocada en el entretenimiento que ofrece videos musicales y canciones.
Los nuevos directores utilizaron los archivos de datos de MySpace para atraer anunciantes que quieren información demográfica, como edad, género y ubicación de los usuarios en línea, lo que les brindó la capacidad de dirigirse a un mercado específico; es decir, que la información simplemente cambió de manos.

Las redes sociales después de la muerte

Por otro lado, al abrir una cuenta en alguna red social, casi nadie se pregunta qué pasará con su perfil después de su muerte. No obstante, aunque no nos guste pensar en eso, la muerte es una realidad, por lo que es necesario conocer esta información y realizar acciones al respecto.

En la actualidad, casi todo se anuncia en las plataformas digitales, incluyendo los decesos. WhatsApp y las redes son ahora el nuevo obituario, ya que la digitalización trajo consigo nuevas maneras de comunicar la muerte y de socializar en torno a ella. Pero, ¿qué es lo que hacen las redes sociales con la información de las personas que ya no están?
La plataforma de microblogging Twitter cuenta con la opción “Comunicar el fallecimiento del usuario”, la cual permite notificar sobre el deceso de una persona y solicitar el cierre de su cuenta. Para llevar a cabo esto se tiene que llenar un formulario especificando la relación con el fallecido, nombre completo y dirección del usuario que realiza el trámite, así como el correo electrónico, copia de un documento de identidad y certificado de defunción.

Al respecto, representantes de Twitter en México enfatizaron: “después de recibir la solicitud de eliminación de la cuenta de un usuario fallecido, enviaremos un correo electrónico con instrucciones para que nos proporcionen más detalles, incluida una copia de la identificación del internauta que realiza la petición y una copia del certificado de defunción de la persona. Este es un paso necesario para evitar informes falsos y/o no autorizados”.

Por su parte, la plataforma Instagram cuenta con dos opciones: transformar la cuenta en conmemorativa o solicitar su eliminación total. La primera opción convierte la cuenta en un perfil homenaje que se genera a partir de la solicitud de un usuario y brinda un espacio para que los amigos y familiares compartan recuerdos alrededor del difunto. Para crearla, se necesita un certificado de fallecimiento, también una nota necrológica o un artículo de un periódico.

Facebook, por su parte, permite que el titular de la cuenta decida, antes de morir, qué pasará con su perfil. Al igual que en Instagram, su cuenta puede transformarse en conmemorativa o ser eliminada cuando alguien notifique su deceso. Pero si se quiere definir desde ahora qué hacer, se puede designar un contacto de legado, quien será el encargado de gestionar la cuenta conmemorativa y podrá descargar una copia de todo lo que el usuario haya compartido.

En caso de que la persona no haya dejado instrucciones sobre su cuenta antes de morir, los familiares pueden ir al apartado de Servicio de Ayuda para reportar el hecho y hacer una solicitud para la cual se pide alguna documentación del fallecido.

Una vez que la red social acepta la solicitud se puede elegir volver la cuenta Conmemorativa para que amigos y familiares compartan recuerdos del ser querido o, bien, también se puede optar por eliminarla definitivamente.
Igualmente, Google tiene una herramienta para gestionar las cuentas que tienen tiempo de no ser utilizadas. Se trata del gestor de cuentas inactivas, el cual se utiliza para administrar o eliminar un perfil. En esta herramienta podemos proporcionar un número de confianza que podrá acceder a los datos, si así lo deseamos.

Si no somos el usuario de confianza pero sí un familiar o amigo del difunto, entonces podemos “hacer una solicitud para la cuenta de una persona fallecida”, donde se nos pedirá una serie de datos, como nombre completo del finado y su correo electrónico, además del nombre completo del pariente o representante legal y mail, entre otros datos más.

Vivir por siempre

Cabe señalar que, incluso si se dejen instrucciones sobre lo que pasará con nuestros perfiles en redes, nuestra información no se eliminará por completo de la web. Las interacciones que tuvimos con otros usuarios se transformarán en una especie de huella digital difícil de borrar.

Para que los datos personales desaparezcan por completo de Internet, se debe pedir directamente a los proveedores de servicios que los retiren. En el caso de Google, se puede solicitar la eliminación de información en las búsquedas.
Para ello, es necesario primero revisar las “Políticas de eliminación de contenido” para saber qué información se borrará.

Sin embargo, la firma de Mountain View indica que, si queremos eliminar una foto, un enlace a un perfil o una página web de los resultados de Búsqueda de Google, es necesario solicitar al propietario del sitio web (el webmaster) que baje la información.

Por el contrario, si queremos permanecer en el ciberespacio, hay empresas que prestan servicios como cementerios virtuales. Un ejemplo de ello, es eladios.com.ar, donde se puede programar un velatorio, dejar condolencias y recibir ofrendas virtuales.

Te recomendamos que, además de tener un testamento físico, designes qué es lo que deseas que suceda con tus datos después de que dejes este mundo.

Elimina perfiles de redes sociales
Paso a paso

Twitter

01 Ingresa al sitio help.twitter.com/forms/privacy y selecciona la opción “Quiero solicitar la desactivación de la cuenta de una persona fallecida o incapacitada”.
02 Llena todos los campos. Solicitan el nombre de usuario de la cuenta y su nombre real completo, entre otros datos.
03 Ingresa tus datos. Deberás señalar tu relación con el fallecido, tu nombre completo y correo electrónico, entre otros datos.
04 Espera la confirmación. Una vez enviados los datos, es posible que Twitter solicite documentación adicional para confirmar que la solicitud es legítima.
Google
01 Contacto de confianza. Para eliminar una cuenta se debe asignar un contacto de confianza que tendrá acceso a la información, por lo que será capaz de eliminar los datos como si del propio usuario se tratara.
02 Cerrar la cuenta. La segunda opción es buscar en el menú de Configuración “Cerrar la cuenta de un usuario fallecido” y llenar un cuestionario sobre nuestra relación con el difunto así como algunos datos suyos. Se piden algunos documentos oficiales, como licencia de conducir o INE, y el certificado de defunción.
03 Espera la confirmación. Envía el formulario para que Google analice la petición.
Instagram
01 Cuenta conmemorativa. Para que un perfil sea conmemorativo, se tiene que llenar un cuestionario y compartir el certificado de defunción.
02 Eliminar el perfil. Para eliminar una cuenta, los familiares directos (verificados) pueden realizar la solicitud y enviar un documento que acredite que son familiares del usuario fallecido.

Facebook

01 Agrega un contacto de “legado”. Haz clic en la parte superior y selecciona Configuración. Escribe el nombre de un amigo mayor de edad y haz clic en Agregar. Dile que es tu contacto de “legado” haciendo clic en Enviar.
02 ¿Qué puede hacer? Un contacto de “legado” no puede eliminar o cambiar publicaciones o fotos antiguas. Lo que sí puede hacer es escribir una publicación (por ejemplo, para proporcionar información del funeral), responder a nuevas solicitudes de amistad y actualizar fotos de perfil y portada.
03 Eliminar tu cuenta. Para definir esto entra a Configuración, haz clic en “Tu información de Facebook” y sigue las instrucciones.
04 Puede hacerlo alguien más. Los familiares directos (verificados) pueden solicitar la eliminación de Facebook de la cuenta de un ser querido, por medio de un formulario.
05 Cuenta conmemorativa. Si se informa a Facebook del deceso de una persona, su política es convertir la cuenta en conmemorativa. Ten en cuenta que la red social no puede proporcionar información de inicio de sesión de alguien más, ni siquiera en estas circunstancias.

-SUN



Fuente: by [author_name]